Friday, August 19, 2011

INFORME CRISPADO A PHIL KELLY.

Querido Phil: Estamos en tu homenaje. “¡Ay sí, tuuú!”, dirías, con inteligencia zumbona, tu gaélica burla joyceana. Te acuerdas de una noche en una boda oaxaqueña cerca de la madrugada, cuando algunos invitados —para ser exacto: dos— esperaban hambrientos y desconfiados entre sí los lechones que saldrían del horno, otros bailaban como si fueran brasileños, algunos bebíamos muertos de risa y la realidad vibraba como telita de tul, mientras tu hija menor iba caminando por el jardín con dos pinceles tuyos apretados en la mano. De pronto sugeriste que nos metiéramos a la alberca y que sentados en el fondo viéramos una película de Bergman: “El rito”, por ejemplo.

Lo estuvimos considerando entre risotadas, según te consta. En ese momento éramos felices y ya pasó. Así que debo enviarte un informe de cómo andan las cosas en éste tu valle plástico y escénico, cromático y abstracto supraformal que pintaste, ese universo visionado de signos fuertes a la manera de centellas, como otro término que también se aplica a ti: “satisfactante”: lo satisfactorio del impacto más el actante, el que lo hace.

Te acuerdas cuando platicamos del Tarot de Jodorowsky para México: el país que se crucifica a sí mismo. Bueno, salgamos un instante de él, de tu Babel descifrada. Voy a contarte de Londres y otras ciudades inglesas que se acaban de incendiar: una turba-brecha socioeconómica de desposeídos salió a las calles y atracó, quemó, allanó. El circunspecto funcionario advirtió que eran niños y adolescentes miembros de una generación perdida que viven en ghettos, apenas auxiliados por raquíticos subsidios públicos, los cuales hoy buscan suprimir los insaciables monstruos neoliberales. Los hijos de la Bestia 666, operantes de la sociedad quebrada esclavizadora. Y el mundo árabe también estalla: apenas ayer un bombazo en un hotel de Pakistán mató a doce personas, en Irak asesinaron a cinco soldados, en Siria las fuerzas gubernamentales suprimieron a veinticinco personas con disparos de cañón en un barrio pobre y resistente, en Afganistán los talibán mataron a veintiocho, en Yemen masacraron a veinte.

La guapa y joven líder chilena comunista Camila Vallejos declaró que impulsarán un plebiscito para que el pueblo decida qué modelo de educación quiere, luego de encabezar manifestaciones de medio millón de estudiantes, padres de familia y profesores en Santiago, abriéndose las anchas avenidas. Esas masas exigen renacionalización del cobre y gratuidad en la educación, espacios civilizacionales que quieren ser sustraídos al interés financiero y al lucro satánico. Todo hierve, querido amigo, estamos en el mero centro de El Caldero que yo mismo, quien tanto te extraña, llegué a escribir. Toda escritura es una pintura, toda pintura también. Cuelga enfrente de mí, cuando escribo estas líneas, tu Autorretrato. El que yo llamo Maitreya, el Buda que vendrá. No sé, aunque sí sé, el por qué de ese nombre. Es como andar diciendo que la maldad ahora desbordada en todas partes es un tema profético: el triunfo provisional del mal como condición causativa de la regeneración global. Y llegará el Mesías que cambie el tiempo e inicie el fin de la historia, la cual siempre es un orden metafísico. “¡Ay sí, tuuú!”, dirías. Se me ocurre afirmar que lo sabes: hoy ya eres metafísico, Phil.

Tu pintura —y espero que esto no te parezca decorativamente lírico—, forma parte de la zona de luz que nos ha sido dada para sobrevivir. Las razones de tal cuestión son varias, expresivamente suficientes. Ahora bien, ¿podría alguno de tus lienzos profundos, esos grandes accidentes controlados, salvar del infortunio en estos días de noche cuando cualquiera puede caer? Directamente no, tangencialmente sí. Y es como se desentraña Casa Medusa: Perseo la degüella mirándola a través del escudo, su espejo, y después deposita suavemente la cabeza sobre unas ramitas y las gotas de sangre que caen en ellas inventan el coral. Cualquiera de tus lienzos, los que somatizándome me rodean, puede servir para tal beneficio. Respuesta a la pregunta: sí.

Habemos pues, querido amigo, población prescindible en estos días holocáusticos del planeta. Y aquí, en el país de lágrimas, el esperpento valle-inclaniano, philkellyano, un matón confiesa haber matado a trescientos y haber mandado matar a otros tantos, afirma que todos eran culpables, felicita a la policía por su propia captura y la policía lo felicita a él por obligarla a superarse para capturarlo. ¿Escalofriante?

Y mientras lo buscan allanan la casa de Efraín Bartolomé, el poeta a quien habrás conocido, amenazan a su familia y a otros dos ciudadanos, tan normales como tú y yo. Otro poeta, Javier Sicilia, encabeza un movimiento por la paz y la ley, y va besando y abrazando a los funcionarios que denuncia con su palabra, ya no poética sino política. Curioso, querido Phil: dos poetas, geometría de correspondencias, mientras hoy podemos reunirnos para decir la ilusión de la memoria y la tristeza del recuerdo. Ya no estás aquí, tu obra sí. Entonces estás aquí.

Es complicado: nos lleva a lo impermanente: a decir, todos nos vamos a morir. Por algunos pocos habla su vida. Tu vida son tus cuadros y ellos los talismanes que pueden hablar con nosotros: todo cuadro es un poema. Mientras estén cerca de uno nos permitirán una última y plena mirada a la experiencia humana. Será hacer el tránsito con los ojos abiertos. Entonces yo digo, Phil, que eres el psicopompo, el barquero de un Hades lleno de belleza y fuerza, admiración y transmutaciones que hacen sentido. Suficiente para que hayas llegado al cielo de los santos y sanos bebedores que fueron completos y heroicos, perseverantes todos los días, con la ropa manchada de todos los tonos y colores posibles, aun aquellos que no existen todavía en la creación. […]

Fernando Solana Olivares.

5 Comments:

Blogger Ariel Garza Amaya said...

El segundo camino "conduce paralela y necesariamente a un proceso democratizador de la UdeG. Todo depende de nosotros mismos. En otros términos, lo anterior de traduce de manera concreta en lo siguiente: a) se lucha por democratizar el STAUdeG; b) se da un proceso de afiliación al sindicato alternativo democrático e independiente con registro legal (SPAUdeG), pero que carece de la titularidad del contrato colectivo; c) organizarnos y registrar un nuevo sindicato de igual naturaleza democrática e independiente. La primera opción es la más difícil y conflictiva, toda vez que hoy más que nunca el poder caciquil cierra sus filas ante esta insurgencia académica democrática del CRU y blindará fuertemente al STAUdeG ante cualquier intento democratizador; las otras dos opciones son las más viables".

Munguía Huato subraya que esto deja a la voluntad de los quejosos arriesgar una solución.

"Debemos considerar, si es que realmente estamos dispuestos a seguir avanzando por el difícil camino de la indignación legítima vuelta en capacidad práctica para la defensa de la cosa pública educativa, en enarbolar la consigna de una necesaria e imprescindible reforma universitaria democrática, cuyos objetivos esenciales son de naturaleza académica, resultado de un Congreso General Universitario, el cual sentaría los fundamentos necesarios, entre otros reformar progresivamente la Ley Orgánica, para realizar un proyecto alternativo de desarrollo educativo superior tan apremiante por las circunstancia sociales profundamente críticas en las que estamos inmersos".

Agustín del Castillo

7:18 PM  
Blogger Ariel Garza Amaya said...

De este modo, "el grueso del sindicalismo universitario se encuentra sometido a las formas corporativas y neocorporativas. Los rasgos característicos de estas formas gremiales son: a) sumisión y dependencia relativa a las autoridades gubernamentales y/o universitarias; b) escasa o nula democracia; c) autoritarismo y verticalismo jerárquico; d) nula o escasa transparencia de las cuotas de sus agremiados; e) formas de elección controladas; f) formas burocráticas; g) discursos demagógicos; h) incorporación o adscripción corporativa de manera autoritaria o sutil (chantaje a través de la nómina o renovación del contrato); etcétera. Hablamos de corrupción sindical y de ausencia de democracia e independencia gremial. Cuando decimos relaciones gremiales corporativas en la forma de sindicalismo 'blanco' estamos hablando de una exacerbación de los rasgos anteriores. Se trata, pues, de un sindicalismo totalmente dependiente de las autoridades universitarias (rectorías), y si bien esto ocurre frecuentemente en la mayoría de las instituciones universitarias privadas también se presenta en algunas instituciones públicas como es el caso de la Universidad de Guadalajara. Así pues, las relaciones laborales se enmarcan dentro de un contrato de protección a favor de la patronal, en este caso las autoridades universitarias".

Ha habido coyunturas para poder reestructurar la organización gremial como las que se dieron en 1999 y 2003 en torno a la cuestión de la reforma neoliberal pensionaria y jubilatoria, la cual significó un golpe a las condiciones laborales y salariales de los académicos de la UdeG.

"No obstante, esta embestida por las autoridades universitarias en contra del personal docente no generó ningún movimiento reivindicativo tendiente hacia un necesario proceso democratizador sindical. Los profesores e investigadores, agrupados o no en el CRU, debemos entender que mientras persistan las actuales estructuras gremiales corporativas–patronales seguirán aconteciendo inevitablemente este tipo de problemas como el de los estímulos y muchos más que tienen que ver directa o indirectamente con las condiciones laborales, de ingreso y promoción del personal académico".

En 2011 se esta nuevamente ante una encrucijada: "o seguimos
manteniendo el status quo sindical acorde a los intereses de un poder caciquil y, por ende, totalmente ajeno a nuestros propios y legítimos intereses, o, por el contrario, empezamos a pugnar por un proceso democratizador de la organización gremial cuya dirección esté totalmente en manos de los propios académicos, sustentada en principios rectores democráticos e independientes".

7:19 PM  
Blogger Ariel Garza Amaya said...

Esta acción reivindicativa "pone de evidencia al menos dos cosas: la primera es que el sindicato “blanco” carece totalmente de legitimidad en la base del profesorado, pues el grueso de sus afiliados no lo consideran como una organización propia que respalda sus derechos laborales sino, por el contrario, un aparato corporativo de la cúpula burocrática universitaria. El movimiento protestatario y reivindicativo por los estímulos desbordó rápida y claramente a una burocracia sindical lerda, incapaz de ponerse al frente inmediatamente por el justo reclamo del profesorado; la segunda es, con base a esto último, la inutilidad política desde su creación para establecer condiciones laborales adecuadas para un buen desempeño académico sustentado en un trabajo y un salario digno. El hecho de que este sindicato patronal carezca de legitimidad con sus propios agremiados y al tiempo imponga una estabilidad laboral es una paradoja, pero esta contradicción existe en la medida en que el grueso del personal académico le es indiferente la existencia de esta forma de organización sindical y es totalmente pasivo y apático en términos políticos para poder establecer una genuina representación gremial acorde a sus propios intereses. La cultura política sindical en la UdeG es muy atrasada y es resultado histórico de largas décadas de control corporativo".

Por supuesto, agrega Munguía Huato, "el problema de los estímulos es tan sólo una parte de la punta de iceberg de la flagrante indefensión laboral del trabajador académico, quien en su mayoría no se identifica a sí mismo como un trabajador de la educación superior sino como profesionista liberal que asocia a la figura sindical solamente para los trabajadores asalariados de “cuello azul”, es decir, la idea de que el sindicato es solamente para la clase obrera o para los empleados, trabajadores de “cuello blanco”. Detrás de todo ello, persiste el prejuicio clasista del académico mismo de que él es un profesionista intelectual de la educación pero sin reconocerse como lo que es: un trabajador asalariado; de ahí la indiferencia o apatía política por establecer colectivamente mejores condiciones laborales contractuales y, por ende, salariales, dignas para su bienestar personal y familiar. Estamos hablando aquí de la mayoría de los académicos de medio y de tiempo completo, pues es más visible el nulo interés en aquello profesores de tiempo parcial o de asignatura que no dependen totalmente de su trabajo universitario, sino que es un complemento tal ingreso salarial. No obstante, esbozamos un perfil general de naturaleza sociológica e ideológica en el que, además, está arraigada una tradición de añejo conservadurismo político-cultural. Por supuesto, inciden otro tipo de factores de una cuestión ciertamente compleja que explican o deben explicar el nulo o poco interés por la vida política sindical, y podemos encontrar desde el académico–investigador, de “torre de marfil”, ajeno o distante a los problemas cotidianos que, contradictoriamente dice estudiar objetivamente, hasta aquellos que tienen una práctica arribista para la obtención de un cargo académico-administrativo dentro de la jerarquía de la meritocracia universitaria o quizá haciendo méritos para ser reconocido por los círculos de poder burocrático cercanos al poder caciquil".

La carencia del estímulo generó un profundo malestar entre las filas de un sector magisterial universitario "y debe reconocerse que este hecho está estrechamente asociado a un sindicato que no funciona como tal sino como un dique de contención laboral de las demandas económicas-salariales; de ahí que el personal docente y de investigación de la UdeG sea uno de los de más baja percepción salarial, incluidas las prestaciones sociales y los llamados estímulos, dentro de las instituciones educativas universitarias públicas del país".

7:20 PM  
Blogger Ariel Garza Amaya said...

Para Munguía Huato, la estructura sobre la que sostiene este poder "caciquil" tiene cuatro pilares: el Consejo General Universitario (CGU), los dos sindicatos “blancos”, patronales (Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara. STAUdeG y el Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Guadalajara (SUTUdeG), y la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU).

"Estamos hablando de un grupo de poder sustentado en una estructura corporativa–autoritaria y extraordinariamente vertical. Sin duda, uno de los aparatos corporativos más importantes del cacicazgo lo constituye el STAUdeG, cuyos mecanismos de control han sido extraordinariamente eficientes desde hace casi dos décadas, pues estamos hablando de la subordinación plena de la mayoría de los doce o trece mil académicos, lo cual ha permitido mantener una estabilidad política de esta institución muy rentable para los intereses del grupo de poder universitario, denominado por la opinión pública como Grupo UdeG".

Uno de los más recientes escándalos fue de naturaleza
laboral–financiera, "y consistió en el no otorgamiento de estímulos(un complemento monetario al salario directo) para cerca de 700 académicos que participaron en el Programa de Estímulos al Desempeño Académico (Proesde), que tiene como causa fundamental la pésima planificación de los recursos financieros, derivado de un manejo discrecional del presupuesto universitario hacia intereses aviesos, extraacadémicos, lo cual hace evidente una profunda corrupción de la utilización de dichos recursos. Sin embargo, este problema que derivó en una respuesta enérgica, muy justa y legítima por un número importante de los afectados, apoyados por diversos profesores e investigadores y estudiantes, también tiene como una de sus causas principales la naturaleza corporativa–patronal de la organización gremial de los académicos, pues el STAUdeG, antes que defender los derechos laborales y salariales, incluidas las prestaciones sociales, defiende los intereses del poder caciquil y de toda la alta burocracia universitaria, además los intereses y privilegios de la 'burocracia dorada' sindical en turno".

En esto, "se hizo evidente el papel oportunista de la nueva dirigencia del STAUdeG, encabezada por Martín Vargas, montándose, infructuosamente, en el reclamo válido de los maestros por el pago de los estímulos a los directivos universitarios, cuya reivindicación finalmente se logró a costa de una movilización de académicos, especialmente adscritos al Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) y del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA); hoy, en su mayoría agrupados en el Colectivo de Reflexión Universitaria (CRU)".

7:20 PM  
Blogger Ariel Garza Amaya said...

A la UdeG le urge una reforma democrática
POLÍTICA • 27 AGOSTO 2011 - 6:13PM — AGUSTÍN DEL CASTILLO
Román Munguía Huato destaca la profunda crisis institucional de la casa de estudios y el vergonzante papel del sindicato.

Guadalajara • La Universidad de Guadalajara "se encuentra en una profunda crisis general, de naturaleza académica, política (de gobierno) y laboral. Esta crisis se viene arrastrando desde hace muchas décadas, pero es especialmente desde el rectorado de Raúl Padilla López (1989–1995) que se reproduce a una escala ampliada y potencializa la gravedad de los problemas", advierte el profesor Román Munguía Huato, en una ponencia que participó en el reciente Foro de Reflexión Universitaria, el acto disidente al grupo Universidad más importante de la historia reciente de la casa de estudios

En tal sentido, sigue, "la UdeG carece de un ethos humanista político, filosófico, cultural, educativo y ético, pues más que administrarse como institución educativa pública para beneficio de la sociedad entera, se maneja como empresa privada promotora de espectáculos y entretenimiento".

Desde abril de 1989 "cuando se inició el trastocamiento del ejercicio del poder real en la UdeG ésta no ha dejado de ser objeto de escándalo público. Escándalo tras escándalo el hecho es que eventualmente la universidad es objeto de atención de la opinión pública derivado por un hecho violento, fraudulento, saqueo de recursos, disputas de poder interno, posicionamiento de 'líderes universitarios' en organismos, partidos políticos o de representación legislativa, manejo de recursos financieros discrecionales, despilfarros, auditorias maquilladas, conflictos laborales, proyectos arquitectónicos y urbanos faraónicos, cambios de opinión 'científica' acerca de problemas 'ambientales' de forma oportunista", entre otros (el caso de la presa Arcediano es emblemático de esto último).

Así, la institución la "podemos caracterizar perfectamente como la universidad del espectáculo, de los escándalos. Hasta el día de hoy, Padilla López, mantiene un poder casi absoluto [...] este poder tiene y reproduce los rasgos de un verdadero cacicazgo político, lo que nos obliga a tratar de comprender en que consiste una de las estructuras de poder universitario más importantes en el país y sus formas de funcionamiento. Esta universidad, desde principios de los años sesenta empezó a ser objeto de escándalo público, la década de los setenta fueron años convulsos y esto significa que las prácticas corporativo–autoritarias se imponían con métodos violentos intramuros y extramuros; pero, a partir de los años noventa los escándalos generados por las autoridades universitarias se han vuelto cosa cotidiana en la opinión pública y en la sociedad civil. Muchos de estos escándalos obedecen o tienen su origen en este liderazgo caciquil que ha hecho de la universidad algo más que una institución educativa, pues se ha constituido como una especie de botín patrimonialista personal, familiar y de camarilla".

7:21 PM  

Post a Comment

<< Home