Friday, July 06, 2012

LA RESTAURACIÓN TRISTE.

Las entidades no se deben multiplicar más allá de lo necesario, establece el principio analítico conocido como la Navaja de Occam: atenerse a un sentido de frugalidad reflexiva y evitar la abundancia de razones y demostraciones dentro de una construcción lógica. En otras palabras, rasurar todo lo superfluo para preferir la hipótesis de explicación más sencilla, la cual muy a menudo es la correcta. Aplicando tal principio a las elecciones del 1 de julio puede afirmarse que quien ganó con la elección de Peña Nieto, “El señor telenovela”, como lo llama el semanario político Der Spiegel, no fue el país ni su incipiente democracia sino la hegemonía ideológica de la televisión y los intereses oligárquicos que representa. En una nación donde más del 80 % de sus integrantes se informa políticamente a través de ese medio, es posible, según escribe el corresponsal de la publicación alemana, Klaus Ehringfeld, que “quien cumpla con los atributos externos y tenga los apoyos adecuados, logre incluso ser Presidente, sin tener que poseer dones políticos importantes”. Es posible también que casi diecinueve millones de electores sean indiferentes ante la esperpéntica corrupción priísta e inmunes a las desastrosas gestiones de sus facinerosos gobernadores y otorguen su voto a ese partido. O se lo vendan, como muchos por necesidad lo llegaron a hacer. Que las encuestas sobreestimen metódica y muy anticipadamente a uno de los contendientes y subestimen con la misma regularidad a otro, introduciendo deliberadamente una percepción destinada a volverse realidad. Que los gastos de campaña se rebasen ostensiblemente y que la ley electoral se transgreda sin que la autoridad electoral intervenga debidamente. Que el consenso mediático se fabrique e imponga sin ningún contrapeso crítico. Que la cobertura informativa ---la de la televisión sobre todo--- contenga sesgos subliminales para favorecer al candidato preferido y tratamientos malintencionados para perjudicar al otro, así el tiempo dedicado a los dos resulte equivalente en duración aunque no en contenido. Que la guerra sucia sea la norma publicitaria y que la calumnia política se convierta en una verdad social establecida. Que los pactos de civilidad obliguen a acatar resultados electorales obtenidos a partir de la inequidad. Ya advertía Santayana que quien no conoce su pasado está condenado a repetirlo. El país repetirá la condena de un pasado priísta que antes que desconocer ha olvidado debido a la amnesia política colectiva inducida principalmente por la televisión. Y desde luego, cabe con precisión el término masoquista empleado por López Obrador para definir a una minoritaria pero suficiente mayoría del 38.15 % de los votantes que eligieron ---convencidos, manipulados o comprados con dineros públicos y/o recursos inconfesables--- a un gobierno priísta cuyos antidemocráticos resultados negativos, autoritarios y empobrecedores están a la vista histórica del país entero, aunque no delante de su razón crítica. Tenaz resistencia, prolongada sagacidad. Estos atributos clásicos de la acción política continúan siendo necesarios, quizá ahora más que antes, en la tarea de modificar una psique política nacional incapaz de sacudirse de encima los lugares comunes y el pensamiento recibido desde la videoesfera, incapaz también de identificar y discernir las narrativas oligárquicas acerca de lo real, de lo verdaderamente conveniente al interés público. “¿Éramos tan estúpidos antes de que apareciera la televisión?”, se pregunta un personaje novelístico de Don DeLillo. La respuesta, en nuestro caso, representa todo un proyecto de curación colectiva que implique la democratización urgente de los medios masivos de comunicación y la resistencia intelectual, existencial incluso, ante el mundo orwelliano de la enajenación distractora, la explotación económica y el control político. “Buenos días, tristeza”, dijimos millones de mexicanos el lunes 2 de julio, parafraseando a Francoise Sagan, cuando constatamos que una vez más el país siguió el guión electoral impuesto por las oligarquías y se mostró incapaz de actuar con la imaginación suficiente para otorgarse a sí mismo otra perspectiva política, otra posibilidad ante la fatalidad histórica que se cumple una y otra vez. Sin embargo, esta amarga restauración priísta encarnada en el artificio vacuo y en la corrupción orgánica contiene, también, certezas. La irrupción inesperada de la conciencia juvenil es una de ellas. Y el monstruo mediático en evidencia. Fernando Solana Olivares.

3 Comments:

Blogger Andrés G. Trinidad said...

Y si agregamos casi los 12 millones que votaron por el PAN, estamos hablando de prácticamente 30 millones que optaron por mantener la misma dirección. Es triste. Aunque hay cosas para rescatarse como mencionas.

Una felicitación porque continúa el programa de radio. Ojalá que hubiera más programas 'tábanos' de estos que inquietan conciencias.

Saludos

10:53 AM  
Blogger Cine said...

http://youtu.be/pHgCdQL5CFI -----> Aquí uno de los jijos de puta del PRI en Jalisco, además de homologo del Raúl Padilla y mano larga al igual que su hermano Raúl Padilla, el cual el día en que vino Peña Nieto al Lienzo Charro en Lagos de Moreno (23 de Junio), estuvo echándose un cafecito en el Break-café de los portales de la zona centro con su aliado Roberto Castelan (ex-rector del CULagos y canal de la porquería Padillista en dicho centro, actualmente bajo el cargo de director División de Estudios de la Cultura Regional), por lo que no queda duda que en Lagos de Moreno también prevalece la tranza dePRImente de este Grupo de control Padillista, además hay muchos otros por mencionar derivados del Padillismo en este centro como: el rector Armando Zacarías Castillo, Yolanda Magaña López, Brenda Gabriela Lamas Patiño, Jorge Hernández Contreras, Auria Lucía Jiménez Gutiérrez, José Quezada Cardiel,Pedro Moreno Badajós, Fabiola Ortíz Ramos, Luis Alberto Pérez Amezcua, Juan Alberto Padilla Zamora,Irma Estela Guerra Márquez, Yahaira Padilla López y otros más sino es que todos los empleados en CULagos, desgracia municipal-desgracia nacional.Y casi se me olvida, Fernando Solana tambien fue invitado a este centro por Roberto Castelan, que sera?

6:42 PM  
Blogger De la Peña Ez. said...

Saludos y los comentarios muestran el contrapunto precisamente. Por cierto... Por que el programa de radio del 11 de julio se escuchaba un fondo que decía...programa retransmitido aquí en GDL y en Lagos era en vivo? El tema fue humanistico, universidades pensantes y no político. Yo llamé al programa y no hubo mención, es decir...que va a pasar con el programa? Y sí, don Roberto y Fer...no estamos de acuerdo en que haya quedado el PRI pero creo que hay que mantener esa critica pensante como lo hacen y nosotros como auditorio no creer que son patadas de ahogado sus comentarios. Lo peor sería callar.

1:42 PM  

Post a Comment

<< Home